Publicado el Deja un comentario

Churros con chocolate a la taza. Receta 100% casera.

Churros con chocolate a la taza. Receta casera

recetasdeescandalo.com

Si pensamos en un buen desayuno o merienda seguro que se nos ocurren un montón de opciones posibles, ya sean dulces o saladasclásicas o más innovadoras, pero casi con toda seguridad en ese listado no faltará esta receta tan tradicional como deliciosa y que solemos tomar para hacer un poco más especial el desayuno o incluso como merienda, postre o cuando hemos trasnochado.

En esta receta explico cómo hacer churros con chocolate a la taza, todo casero y con el sabor y textura que necesitan. Los churros, bien crujientes por fuera y tiernos por dentro, los preparo teniendo algunos detalles en cuenta y trucos que os cuento más abajo para que no queden nada aceitosos y no resulten pesados.

En cuanto al chocolate a la taza, olvídate de los preparados en polvo y prepáralo con un buen chocolate negro en tableta, leche y un truquito para espesarlo. Ideal para mojar los churros y disfrutar al máximo de esta combinación tan nuestra. Yo opino que es ideal en cualquier época del año, solo que en invierno lo del chocolate calentito apetece especialmente y en verano suelo dejar que se enfríe un poco.

Ingredientes para preparar churros con chocolate a la taza caseros (15-20 unidades dependiendo del tamaño):

  • Para los churros:
    • 250 ml de agua.
    • 150 gr de harina de trigo.
    • Una pizca de sal.
    • 1 cucharadita de postre de mantequilla (unos 10 gr).
    • Abundante aceite para freír, puedes utilizar uno de oliva suave o de semillas o girasol, yo he necesitado 1/2 litro.
    • Azúcar para espolvorear por encima.
  • Para el chocolate a la taza casero:
    • 250 ml de leche.
    • 100 gr de chocolate negro en tableta.
    • 10 gr de harina de maíz o maicena.

Preparación, cómo hacer la receta de churros con chocolate a la taza caseros:

  1. En un cazo pon el agua junto con la mantequilla y la sal, a fuego medio.
  2. Prepara en un bol la harina, echándola en él haciéndola pasar por un colador para que esté suelta y sin grumos.
  3. Cuando el agua empiece a hervir échala sobre la harina y mézclalo todo bien con una cuchara o una lengua de cocina hasta obtener una masa homogénea y sin grumos de harina.
  4. Deja reposar la masa unos 15-20 minutos para que baje un poco de temperatura.
  5. Este momento es ideal para preparar el chocolate a la taza y tenerlo hecho cuando friamos los churros. Pon la leche en un cazo pero reserva un poco en otro recipiente al que hay que añadir la maicena y disolverla con ayuda de una cuchara.
  6. La leche del cazo ponla a fuego medio y en cuanto hierva incorpora el chocolate en trozos y mueve con unas varillas para que se derrita. Cuando el chocolate esté completamente disuelto añade la mezcla de leche y maicena y remuévelo todo bien. Cuando hierva de nuevo ya puedes bajar el fuego al mínimo y seguir moviendo con las varillas hasta que espese. Ajusta el espesor de tu chocolate, si lo quieres más líquido añade un poco de leche y si lo quieres más sólido sigue removiéndolo mientras tienes el cazo en el fuego al mínimo y poco a poco irá espesándose más.
  7. Continuamos con los churros. Pon la masa en una churrera o en una manga pastelera (que sea bastante resistente porque las de plástico finito se te pueden romper) con una boquilla con forma de estrella. Te recomiendo pinzar la manga pastelera detrás de la boquilla para que la masa no se salga por ella mientras la vas echando.
  8. Compáctala bien para que no quede aire entre la masa y cierra la manga.
  9. Ve haciendo los churros presionando la manga o la churrera y dejándolos sobre papel vegetal o de horno para que no se peguen. Para cortarlos puedes utilizar unas tijeras.
  10. Pon un cazo con abundante aceite a fuego medio-alto. La temperatura ideal del aceite serían unos 170ºC, y el aceite no debería humear porque se quemarían. Al final lo más fácil es introducir un trocito de masa en el aceite y si se dora demasiado rápido baja el fuego, pero si por el contrario tarda en coger color, sube la temperatura porque si no acabarán los churros empapados de aceite.
  11. Ve echando los churros al cazo en pequeñas tandas y cuando estén doraditos (necesitarán unos dos minutos por cada lado), sácalos bien escurridos de aceite y déjalos en un plato sobre papel de cocina.
  12. Ahora que están escurridos y recién calientes es el momento de espolvorear azúcar por encima a tu gusto.

Tiempo: 45 minutos

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

Estos churros están increíbles recién preparados así que no esperes mucho para echarles el azúcar por encima y sacarlos a la mesa. Si el chocolate se ha espesado durante la espera puedes añadirle un poco de leche y siempre podrás recalentarlo en el propio cazo a fuego suave o bien en el microondas.

Crujientes por fuera, esponjosos por dentro, nada aceitosos y con un chocolate con un sabor intenso, ¿qué más se puede pedir? Están de… ¡escándalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *